REDUCCIÓN DE MAMAS

(MAMOPLASTIA REDUCTORA)

Así como unas mamas pequeñas causan insatisfacción y baja autoestima, las mujeres con mamas de gran tamaño también presentan molestias y hasta problemas anatómicos, ya que el peso excesivo de sus pechos pueden causar daños en espalda, dificultad para respirar y falta de aceptación de esta parte de su cuerpo.

 

Para estos casos, la cirugía plástica brinda la posibilidad de disminuir el tamaño a través de una mamoplastia de reducción, a través de la cual podemos eliminar el exceso de grasa, tejido y piel.

 

Antes de proceder a una mamoplastia de reducción, además de los exámenes de rutina necesario para una cirugía, debemos considerar la condición de la piel, forma y tamaño de las mamas, a fin de obtener un resultado médico y estético satisfactorio.

 

La mamoplastia de reducción puede realizarse con diferentes técnicas, entre las más utilizadas está el método pedículo con cicatriz en forma de T invertida, de J o de L. Eliminamos el exceso de piel y tejido, reposicionamos el complejo areola-pezón y procedemos a suturar, con lo cual obtenemos la nueva forma de la mama. En casos que requieren reducir exceso de grasa, es posible realizar una liposucción a través de la axila.

 

 

El tiempo de recuperación de la mamoplastia de reducción va de 10 días a 2 semanas. Las cicatrices se van haciendo menos visibles en meses o un año.